Joaquín Prat llega en patinete eléctrico al plató y casi se la pega