El joven que descuartizó y se comió a su madre había consumido droga caníbal en su viaje de Erasmus