¿Son las diferencias personales el problema para la gobernabilidad de España?