Los delitos que le imputan a la Infanta podrían suponer una pena de más de diez años