La mujer de Mainat ha vuelto a asaltar su casa para ver a sus hijos, al borde de un ataque de ansiedad