Una bola de fuego ha sido captada por los observatorios de Almería, Sevilla y Toledo surcando el cielo