Una ola de calor con 45ºC complica los incendios en el sur de Australia