La chulería de Charlie provoca el gran enfado y el casi abandono de Risto Mejide: "No se puede ser más sobrado"