Paz Padilla no se resiste a comprobar que las peligrosas artes marciales de Ziyuan no tienen truco: “Es un palo de la escoba”