Irene Junquera no se siente querida por sus compañeros: "Hijos de una hiena"