Los fondos de inversión, detrás de la imparable subida de los alquileres