Arshavin, ¿rumbo a España?