Del Bosque esconde sus cartas