El doctor Cavadas devuelve la sonrisa a un joven guatemalteco que estaba “partido en dos”