Robert Kubica rompe con los malos recuerdos