De camino a casa, un agente salva la vida a un bebé que había dejado de respirar