Carmena pierde el Ayuntamiento y la Comunidad sigue en vilo