Comienzan a implantarse los cascos que evitan la pérdida de pelo durante la quimioterapia