La NASA da un ultimátum: 2030, el plazo para frenar la peligrosa tendencia del calentamiento global