Un grupo de científicos británicos cura a un paciente con VIH, el virus del sida