El inductor del crimen del concejal llevaba tiempo sin ir a la casa de Llanes por sus sospechas de infidelidad