Una exposición reúne los coches de James Bond, el espía más famoso