Gerard Depardieu, un solitario que confiesa que no le gusta ver películas