Los Emmy, una gala atípica con el presentador con guantes y gel desinfectante