Espectáculo musical clásico sobre el lago de Ricquebourg: los conciertos se reinventan en tiempos de coronavirus