El festival Mad Cool comienza con colas kilométricas y caos en las entradas