Johnny Depp reconoce que ha probado todas las drogas, pero no es un monstruo