Los libros regresan a la emblemática cuesta de Moyano de Madrid