Los herederos de Hergé demandan a un pintor por plasmar a un Tintín erótico en el universo de Hopper