Tributo al rolling más elegante, el batería Charlie Watts