Turistas de todo el mundo se llevan a casa las baldosas viajeras que decoran Barcelona