Uno de los cruces más sorprendentes de España está en Vitoria y es un auténtico jeroglífico