Kyra, la perra paracaidista a la que le gustan las alturas