Sentada frenta a la fábrica de Alcoa en Galicia, en defensa de 700 puestos de trabajo