Los aranceles de Donald Trump a la aceituna negra empiezan a pasar factura al empleo