Establecimientos centenarios del Barrio Gótico de Barcelona echan el cierre ante la ausencia de clientes