Este 2020 las cenas de empresa son casi misión imposible, pero las empresas de cestas confían en resistir