El dinero en efectivo cae en desgracia ante los nuevos métodos para evitar contagios