Se mantiene la incertidumbre en las discotecas y locales de Barcelona