España no está preparada para cubrir los 250.000 puestos de trabajo altamente cualificados que se crearán en los próximos diez años