Esquelas en bares y terrazas para demostrar que con desescalada van a la ruina