Desde hoy los contratos de alquiler cambian: Durarán de cinco a siete años y estarán vinculados al IPC