La Ley de Vivienda, asignatura pendiente