La mortalidad invernal se lleva por delante a 7.000 personas al año en España