Roberto, el rostro de una hostelería con gastos fijos y cero clientes