Sánchez no descarta recortes y Montero promete no subir impuestos a la clase media y trabajadora