Los jóvenes, expulsados del mercado del alquiler por los altos precios