Los trabajadores de Alcoa, en pie de guerra ante el cierre de sus plantas