Las víctimas colaterales del hundimiento de bares y restaurantes