El CSIF denuncia que los profesores reciben presiones para dar el aprobado general